domingo, 2 de diciembre de 2007

El idioma español y su consolidación como fruto de la evolución constante a través de los siglos.

El español empezò a evolucionar desde la epoca de la conquista ( incluso antes), cuando los españoles sometieron a los indigenas de la peninsula de yucatan a estrictas reglas de aprendisaje del nuevo idioma castellano con el fin de poderlos manipular màs y mejor.
El autor de "EL ESPAÑOL DE AMÉRICA, "Justo Fernàndez López" dice lo siguiente :

El español llevado a América por los conquistadores evolucionó de distinto modo según las regiones y las zones de influencia de las lenguas indígenas. Todo dependió también del nivel de cultura de cada región: así no se puede comparar la región de Río de la Plata, de escasa cultura, con las altas culturas de los mayas y de los aztecas en Mesoamérica o la de los incas en los Andes.
Es importante para estudiar la evolución del español de América tener en cuenta que los conquistadores eran de diferentes provincias españolas. Las diferencias entre el español americano y el castellano peninsular son, sin embargo, no tan grandes como a veces se piensa. Las características típicas del castellano de América se encuentran ya en la península: Canarias, Andalucía, Galicia. Ya Colón llevó en sus viajes intérpretes. Él sabía las lenguas mediterráneas y sus intérpretes dominaban lenguas asiáticas. Al llegar a la isla El Salvador, comprobaron que los indios no entendían ninguna de las lenguas de los intérpretes. Colón tomó en su barco a cinco indios, que asustados se tiraron al mar y cuando llegaon a Santo Domingo no quedaba más que uno de ellos.
Al llegar a Cuba con unos indios de Haití, después de dos semanas de viaje, los indios ya conocían algunas palabras españolas. Se entendieron algo con los cubanos, notaron el parentesco entre la lengua de los indios de El Salvador, de Cuba y Haití. Era la lengua llamada el taíno, que tiene una importancia principal en la historia de la lengua española. No quedan restos del taíno, por lo que no sabemos cómo era esa lengua. Pero esta lengua fue la que más influyó en el español americano, más que el náhuatl de México o el kechua del Perú.
El taíno fue la primera lengua que conocieron los españoles en América y recogieron las palabras indígenas para nombras las cosas que no tenían o no conocían de España. Así pasaron al español las primeras palabras indígenas: “maíz, canoa, tabaco, bohío”. Era el taíno una de las más pequeñas lenguas indígenas. Si se suman los americanismos, la lengua española tiene más americanismos que vocablos de origen e influencia árabes.
No existe una uniformidad lingüística completa en la América Hispana, pero sus variedades son menos discordantes entre sí que los dialectismos peninsulares. Sin embargo, es hoy más uniforme el español en Hispanoamérica que lo era cuando ésta pertenecía a España. Esto se debe a que en el siglo XIX se multiplicó la instrucción pública, con lo que se redujo el analfabetismo. La escuela ha sido el instrumento de la uniformidad, de modo que el español escrito es como el de la península, prescindiendo de determinadas formas léxicas.
El español no ha producido ninguna lengua criolla. La lengua criolla es una simplificación de la lengua corriente para reducirla a sus elementos primarios. Se reducen las formas verbales, el singular y el plural, los géneros se suprimen, queda una sola forma. Es la omisión de las partes orgánicas de una lengua que pueden ser difíciles para el aprendizaje. Es la reducción de la lengua alpasar de una cultura superior a una inferior. El francés ha producido muchos dialectos criollos. Al salir de Francia, el francés empieza a perder fuerza, p. e. en Haití. El protugués ha producido también mucho criollismo. EL inglés tiene varias formas criollas, como en Guayana.
El único ejemplo de presunta lengua criolla del español es el papiamento, que en el fondo tiene influencia portuguesa, holandesa y española sefardita. No es una lengua criolla española, pero sí portuguesa. Los judíos españoles expulsados de España se fueron a Holanda y de allí pasaron a Curazao, de ahí viene la influencia del español en el papiamento.
¿Por qué el español no tiene criollismo? Santo Domingo habla español, mientras que Haití habla criollo y no francés. Se debe a la tradición española del buen hablar que ha contribuido a la unidad del español en América. En España el sentimiento de hablar bien pasa a formar parte del carácter. El hablar bien es señal de señorío, aunque falten las riquezas, la lengua iguala en grandeza y señorío a todos. Una palabra mal dicha que puede despertar la sonrisa de los demás es una vergüenza que hace sentirse inferior. La sobrevalorización de la persona, típica de la mentalidad del español “moderno”, potenció este rasgo del carácter.
Es extraño que siendo España un país de gran diversificación, tan quebrado y lleno de contrastes, con tantas regiones, sel el país de Europa de menos dialectos, el más uniformo. Más dialectos hay en Francia, Portugal o Italia. Este sentimiento de incorporarse a lengua correcta siguí íntegro al extenderse el español por el mundo. Es una preocupación que ha ido con la cultura española misma. En Hispanoamérica se ha exaltado la preocupación y el sentimiento de la lengua correcta. La sensibilidad frente al lenguaje incorrecto es casi patológica. Se está siempre en guardia por el idioma. Desde que se nace, el hablar mal es ser víctima de la burla de todos. Hay gran preocupación por los defectos en el hablar.
Autor: EL ESPAÑOL DE AMÉRICA
Justo Fernández López